martes, diciembre 21, 2010

Ozono terapia; usos recomendados de la terapia con Ozono

LAPROVINCIA.ES Bernardino Clavo ha atendido las preguntas de los lectores sobre los beneficios de la Ozonoterapia.

Este tratamiento a base de Ozono puede ser beneficioso para combatir la artrosis, hernia discal, tendinitis, migrañas crónicas, infecciones y en general, problemas por aumento de radicales libres y disminución de antioxidantes. 

La Ozonoterapia. El Ozono es un gas cuya molécula está formada por 3 átomos de oxígeno (O3). Se emplea en Medicina desde hace más de 100 años, y su obtención con fines médicos se realiza exclusivamente a partir de oxígeno medicinal. El Ozono tiene una gran capacidad oxidante, mayor que el oxígeno, lo que provocará la oxidación de todos los compuestos que estén a su alcance, produciendo radicales libres que (si se generan de forma controlada y adecuada) aumentarán las defensas antioxidantes del organismo, pudiendo modificar la evolución de múltiples patologías.

El efecto del Ozono en el cuerpo humano es muy variable en función de las concentración y localización.

El Ozono no se debe respirar, pues es tóxico a muy pequeñas concentraciones sobre el pulmón (tejido que prácticamente no tiene defensas antioxidantes). En cambio, el ozono puede ser administrado mediante auto-hemotransfusión y la insuflación rectal (ambas con efecto sistémico, y empleadas en múltiples patologías), las infiltraciones (intradiscal, para-vertebral, intra-articular, peritendinosa., empleadas sobre todo en hernias de disco y en patología osteo-articular), y las aplicación tópicas (cutánea, rectal, vesical, oral, intrafistulosa.).

En colaboración con el tratamiento y seguimiento del especialista correspondiente, la Ozonoterapia puede ser de utilidad en muchos casos de:

1) Dolor: artrosis, hernia discal, tendinitis, túnel carpiano, fibromialgia, migrañas crónicas...

2) Problemas de cicatrización: post-cirugía, fístulas, úlceras crónicas, pie diabético...

3) Infecciones: quirúrgicas, cutáneas, gastroenteritis, fístulas, vulvovaginitis de repetición...

4) Patología isquémica crónica: vascular cerebral, cardiaca, miembros inferiores...

5) Efectos Secundarios de tratamientos oncológicos: epitelitis, mucositis, diarreas, rectitis, cistitis, úlceras previas o secundarias a radioterapia y quimioterapia.

6) Y en general, problemas por aumento de radicales libres y disminución antioxidantes.

No hay comentarios: