jueves, septiembre 25, 2008

16 de septiembre Día Internacional de la Capa de Ozono: un pretexto para (des)informarse en Colombia

Aparentemente corre un rumor sobre las razones del cáncer de piel en Colombia, y entre estos sospechosos se encuentra el deterioro de la capa de ozono. En estos días y con el día internacional de la capa de ozono como excusa (celebrado el 16 de este mes desde 1994), encontré un artículo con explicaciones confusas que le podrían dar una idea tergiversada de la realidad al público sobre estos temas. Escribo este artículo con un carácter muy científico y, espero también en términos simples, con el fin de aclarar algunos hechos indiscutibles sobre el ozono y la radiación solar. Lo hago para ayudarlos a asociar un tema con el otro de las manos de datos claves y fuentes serias, y ser críticos ante cualquier noticia mal escrita sobre la posición de Colombia frente a estos temas, noticias a veces perniciosas para nuestra conciencia ambiental y, en este caso más que todo, de nuestra salud.

Se sabe de las altas incidencias de cáncer de piel en la población colombiana debido a los altos índices de radiación solar que nuestro país, como país tropical, recibe más directamente que otros países a latitudes diferentes (ver gráfica 1). Tanto se han esforzado las entidades en crear consciencia de este, un hecho más que todo natural, que hasta tenemos un espacio en los noticieros para informarnos sobre los índices de radiación diaria en las ciudades, usualmente por encima de 10, de acuerdo al índice de radiación solar que se da una escala del 1-15. Debido a la baja concentración de gases atmosféricos en poblaciones a grandes alturas, los riesgos de quemaduras y de exposición dañina al sol suelen ser mayores en estos sitios (ver gráfica 2). Esto a su vez es debido a que los rayos del sol atraviesan menos atmósfera en su descenso a la tierra, cuyos gases ayudan a absorber y en últimas a “amortiguar” parte de estos rayos. Esto responde al sentido común: cuando no les han dicho que si suben al páramo o a la nieve, se pongan bloqueador solar? Por eso, en ciudades tropicales y a gran altura como Bogotá es necesario protegernos de la radiación, y más aún si se va a más altura (Monserrate, Chingaza, Cocuy, Sierra Nevada, etc.). Esto no quita que si estamos en Cali o Barranquilla no tengamos que hacerlo: el clima seco y los cielos claro de estas ciudades también invita a los rayos del sol y a protegernos igual. Hasta aquí, bien. Bienvenidas sean las noticias y otros métodos para la concientización del público.

Sin embargo, algunos aducen que esto tiene que ver con el ozono. Más allá de estas pseudo-erudiciones, sean de personas mal informadas o intencionadas a cundir pánico en el país sobre, y más allá de la importancia de este, un tema que todos consideramos de gran relevancia medioambiental y hasta de cultura general, es un hecho que su incidencia en el país es baja en el tema de cáncer de piel, y, a estas alturas (geográficas), es más que todo por causas naturales.

Primero, la capa de ozono se encuentra en la estratósfera, región atmosférica después de los 10-12Km sobre el nivel del mar. Es decir, la región de la capa de ozono usualmente se encuentra a unos 15Km sobre el nivel del mar y puede llegar hasta los 50Km (debido a las bajas presiones atmosféricas, el gas ozono se extiende por un amplio espacio atmosférico; si esta capa se trajera a la superficie y a presiones atmosféricas que ocupamos, no cubriría más que 3mm de la superficie en promedio!) (ver gráfica 3). El ozono nos protege de la radiación solar porque absorbe los rayos ultravioleta, o UV, dañinos para nosotros. Lo absorbe porque las moléculas de ozono, o tres átomos de oxígeno (O3) están en constante regeneración. Un rayo de UV destruye el ozono, pero este vuelve a regenerarse y conserva una concentración en la atmósfera más que todo estable.

Desde los años 80 se ha hablado del agujero en la capa de ozono. Esto es debido a los clorofluorocarbonos, o CFCs, gases utilizados en refrigeración y en los famosos espray que pueden permanecer en la atmósfera por mucho tiempo sin reaccionar, viajar miles de kilómetros, y eventualmente llegar a la estratósfera, donde son destruidos por los mismos rayos UV, y liberan el componente de cloro que llevan consigo. Este cloro es muy reactivo, y cuando se encuentra en la misma zona del ozono, lo destruye en una cadena reactiva casi sin fin ya que no se asocia con el ozono fácilmente sino que se recicla para atacar a otra molécula de ozono. Es por eso que los niveles de CFCs no tienden a bajar fácilmente, y el daño que causa una sola molécula de CFCs puede ser desastroso. A su vez, los CFCs suelen atravesar grandes distancias, y por ello, tienden a destruir la región del ozono que se encuentra sobre los polos del planeta, que a su vez es más delgada que sobre la línea ecuatorial (debido a la curvatura de la tierra y diferencias de gravedad), en especial, sobre la antártica (Polo sur; el agujero en el polo norte ártico no es tan severo como este primero).

Desde finales de los años 80, la mayoría de los países del mundo firmaron el protocolo de Montreal, un acuerdo para reducir la producción de CFCs y su inclusión en objetos como espray, refrigeradores, aires acondicionados, etc. Colombia hace parte de este tratado, y en el país se venden refrigeradores sin CFCs desde 1997, de tal manera que cualquier refrigerador más viejo que 1997 es una máquina de CFCs!

Si los niveles de CFCs llegaran a ser muy altos, el daño sobre ozono sería significativo a nivel global, pero aún sigue estando en su mayor parte aislado a los polos y, en especial, a la antártica. Pero los niveles de ozono varían constantemente, no sólo debido a los CFCs, sino también naturalmente. En una temporada de alta radiación solar (el sol entra en ciclos de alta radiación de vez en cuando), la capa de ozono puede ser muy delgada. El clima tiene poco que ver con esto porque todo lo que lo determina, como las nubes, los vientos y el agua atmosférica, se encuentra muy cerca de la superficie, en la tropósfera, y muy lejos de las concentraciones de ozono. A su vez, en las regiones tropicales esta variación natural es más significativa debido a que, como ya se dijo, los rayos solares golpean directamente esta zona (ver gráfica 1). Como se ha dicho, las variaciones de la capa de ozono debido a acción destructiva de los CFCs y en otras latitudes, como el trópico, es menor que en los polos. Pero la acción destructiva natural de los rayos solares puede ser significativa en el trópico. Es importante aclarar que cualquier variación de la capa de ozono a esta latitud no tiene relación alguna con la altura de una de una ciudad, ya que sólo tiene incidencia a unos 15Km de la tierra.

Por tanto, la relación ozono-radiación es importante, como también podemos decir que la causa de mayor radiación solar es un deterioro de la capa de ozono sobre el país. Pero la relación CFCs-ozono-más radiación es más importante a otras latitudes que a la nuestra, país tropical y cercano a la línea ecuatorial. Así que, protejámonos con bloqueadores solares, protejamos el ozono estratosférico y no compremos elementos que utilicen CFCs para ayudar a nuestros hermanos chilenos a que no sufran de cáncer de piel, pero también, la próxima vez que leamos un artículo sobre estos temas, vayamos bien informados.

No hay comentarios: